Resulta sorprendente cómo pequeños pasos y hábitos consiguen con muy poco mejorar muchísimo la calidad de nuestro código; cuando hablamos de calidad entendemos también legibilidad, es decir, la facilidad o no de poder entender un pedazo de código leyéndolo tal como leemos un relato corto. Yo siempre digo que si se consigue entender de una o dos pasadas lo que hace un pedazo de código, entonces es que este apunta a estar bien hecho.

Ahora bien, ¿qué hacen por ahí esos trozos de código comentados que, lógicamente, no se van a ejecutar?.

Este es uno de los malos hábitos que debemos quitarnos de encima; el dejar rastros de código obsoleto va en contra de que este sea legible y fácil de entender.

Cualquiera que retome vuestro trabajo y se encuentre con él, lo primero que va a pensar es, ¿será esto un bug resuelto, lo habrán dejado ahí por alguna razón, será importante?. Este tipo de interrupciones en la lectura de líneas de software distraen del resto y crean dudas.

La razón por la que solemos dejar código comentado es obvia: nos cuesta mucho eliminar trabajo previo, pero es que precisamente esa labor de destrucción (eliminar algo que no está bien) y reconstrucción (re-crearlo para mejorarlo) es lo que aporta calidad a nuestro software. Entonces, ¿para qué dejar rastros de lo anterior?. Otra razón es que en ocasiones dudamos y no estamos seguros de las modificaciones que queremos introducir. Este último caso es fácil de resolver: una buena batería de tests nos deben indicar la solvencia o no de lo que cambiamos.

Por otra parte, ¿para qué está el repositorio de código?. Si modificamos algo y eliminamos un bloque, siempre lo podremos recuperar más adelante si hacemos una buena gestión en nuestro sistema de control de código fuente.

No es que haya que caer en extremismos; el desarrollar software tiene un componente lúdico y tampoco debemos ceñirnos rígidamente a las reglas, prácticas y buenos hábitos que sabemos que son necesarios para hacer un buen trabajo. Lo que indico aquí es que un software de producción y que debe ser mantenido y revisado, no debería tener bloques de código muerto.

"No dejemos código comentado: esto distrae a un futuro lector de nuestro trabajo y ensucia la solución"

Comparte esta entrada...

Todos los libros de Rafael Gómez Blanes

Todos mis libros técnicos

Si quieres conseguir una carrera de éxito desarrollando software y saber cómo evitar los errores habituales, lee El Libro Negro del Programador best seller en su categoría en Amazon), o adquiérelo ya aquí.

Si quieres conocer las principales técnicas de desarrollo ágil, código limpio y refactoring, lee El Libro Práctico del Programador Ágil, o descárgalo ya aquí.

Si estás de acuerdo conmigo en que somos seres de hábitos, conviértete en mejor profesional leyendo The Coder Habits, o consíguelo ya aquí.

Los tres libros técnicos los tienes ahora a tu disposición en el pack La Trilogía del Programador Profesional, léelo ya.

Si tienes un proyecto que gestionar y no sabes cómo, aprende metodología lean y lee El Método Lean MP, o adquiérelo aquí.

Desde junio, El Arte del Emprendedor Digital

 

Rafael Gómez Blanes Rafael Gómez Blanes
¿Hablamos?

Trabajo en...

Archivo

Mis novelas...