Kaizen es un concepto japonés que viene a traducirse por “pequeño cambio” o “pequeña mejora” que en ese país es toda una filosofía de trabajo que explica cómo una nación próspera devastada por la Segunda Guerra Mundial, volvió a emerger a partir de los años sesenta hasta convertirse de nuevo en otra potencia económica y tecnológica.

Kaizen es también una filosofía de vida y una técnica maravillosa y sencilla de vencer la procrastinación, reducir lo complejo en pequeños pasos sencillos y de mejorar en cualquier aspecto que te propongas. 

En ingeniería del software se habla del concepto de mejora continua (continuous improvement), que puede ser nuestra particular aplicación práctica de Kaizen; pero, ¿mejorar en qué? ¿para qué?, y sobre todo, ¿cómo?

Puedo decir que practico Kaizen desde hace años; sin ir más lejos, cada capítulo o sección de los libros que publico los encaro en ocasiones a ratos de veinte minutos, en otras, reviso y corrijo aquel texto que escribí hace ya un mes, y vuelvo a revisar y mejorar y ampliar el contenido en un sinfín de tareas e iteraciones que suelo anotar en aplicaciones como Wunderlist o Evernote.

Aunque considero que escribo y comparto experiencia en mis libros y artículos como parte de mi trabajo profesional, raro es el día o la semana en que puedo dedicarme a ello durante varias horas seguidas, sin interrupciones, de ahí que me obligo a mí mismo a identificar esas tareas de modo que sean cortas de realizar. Precisamente por su tamaño y poca complejidad, las hago con facilidad y sin demasiado esfuerzo, y las realizo, quiero decir, que termino haciéndolas antes que tarde. Así es como encaro la mayor parte del trabajo de redacción de un nuevo libro para compaginarlo con el resto de mis responsabilidades profesionales.

¿Y por qué termino realizando esas minitareas? No es porque trabaje más que nadie, de ningún modo, sino que sé que la mayoría me van a suponer poco tiempo y casi siempre son más o menos sencillas de implementar, esto es, son pequeñas mejoras y pequeños avances en un proyecto como escribir este artículo: Kaizen en estado puro.

Si llevas años sin correr, no te atrevas a tratar de salir a hacer cuatro kilómetros el primer día. Mejor hoy camina un rato, mañana otro, la semana que viene camina pero a un ritmo algo mayor, en dos semanas ya puedes trotar y en un mes, tan solo introduciendo pequeños cambios en esa nueva rutina básica y simple que te estás construyendo, corre por fin unos cuantos cientos de metros. Pequeños cambios y mejoras para abordar algo más complejo (como poder correr cinco kilómetros seguidos sin morirte en el intento).

Te preguntarás qué tiene esto que ver con desarrollar software...

Kaizen funciona porque nos permite evitar el boicot de nuestra propia mente cuando la enfrentamos a trabajos complejos, pesados y que requieren un gran esfuerzo (o que tampoco nos estimulan y motivan especialmente). Recuerda, nuestro cerebro está diseñado para mantenermos en una cálida zona de confort (seguridad) y le asusta cualquier cosa que nos saque de ella, aunque sabemos que de un modo u otro, aquello que queremos conseguir (esa tarea compleja) requerirá salir de esa zona de confort en forma de esfuerzo y quebraderos de cabeza.

Con Kaizen evitamos ese mecanismo primitivo de autoprotección que nos impide en muchas ocasiones mejorar (o avanzar en nuestros proyectos), y me atrevo a decir que también en nuestros propósitos vitales.

¿Acaso tiene que ver Kaizen con programar o modernizar esa aplicación heredada monolítica, fea y mal desarrollada, o avanzar en un proyecto personal para el que apenas tienes tiempo o escribir esos tests que se resisten?

Pues sí, y mucho, porque si afrontamos nuestro trabajo de ese modo, aunque parezcan tareas pequeñas, llegaremos más lejos, y lo podemos hacer practicando Kaizen: paso a paso, pequeña tarea más pequeña tarea, una minúscula mejora aquí y otra allá y, cuando nos demos cuenta, después de acumular cientos de pequeñas mejoras (o miles), nuestra aplicación comienza a brillar, a contar con un mejor diseño y a estar mejor estructurada.

Además, si trabajas en una aplicación compleja y frágil, introducir pequeños cambios nos dará la seguridad de que en caso de efectos secundarios, los detectaremos con rapidez y también será más sencillo resolverlos.

No es trabajar menos horas, sino hacerlo de manera más descansada y avanzando con más seguridad. Tan pronto como tengas que realizar algo que parece "grande", complicado y hasta pesado, tan solo tienes que descomponerlo en pequeñas tareas, cuanto más pequeñas mejor, darte una fecha e ir terminándolas una detrás de la otra.

Desarrollar buen software requiere de cuidar de muchos detalles: dos o tres pequeñas mejoras hoy, suponen decenas a lo largo tan solo de un mes y quizá miles a lo largo de un proyecto cualquiera.

Con el tiempo, me atrevo a decir que hasta desarrollas cierta "mente Kaizen", y comienzas a tirar de tu Wunderlist continuamente porque ves oportunidades de pulir esto y lo otro por todos lados.

Por último, sospecho que se es mucho más productivo afrontar el trabajo mediante periodos cortos de concentración (tal y como sugiere la técnica del pomodoro) que sentarte una mañana entera y no despegar los ojos de la pantalla, más aún cuando tienes que atender, como es mi caso, tareas de muy distinta naturaleza.

Un libro que me gustó mucho sobre Kaizen: "El método Kaizen", de Robert Maurer.

Comparte esta entrada...

Todos los libros de Rafael Gómez Blanes

Todos mis libros técnicos

Si quieres conseguir una carrera de éxito desarrollando software y saber cómo evitar los errores habituales, lee El Libro Negro del Programador best seller en su categoría en Amazon), o adquiérelo ya aquí.

Si quieres conocer las principales técnicas de desarrollo ágil, código limpio y refactoring, lee El Libro Práctico del Programador Ágil, o descárgalo ya aquí.

Si estás de acuerdo conmigo en que somos seres de hábitos, conviértete en mejor profesional leyendo The Coder Habits, o consíguelo ya aquí.

Los tres libros técnicos los tienes ahora a tu disposición en el pack La Trilogía del Programador Profesional, léelo ya.

Si tienes un proyecto que gestionar y no sabes cómo, aprende metodología lean y lee El Método Lean MP, o adquiérelo aquí.

Desde junio, El Arte del Emprendedor Digital

 

Rafael Gómez Blanes Rafael Gómez Blanes
¿Hablamos?

Trabajo en...

Archivo

Mis novelas...